Cómo activar el arranque de Windows 10 para acelerarlo

Publicada el Autor BelenaDeja un comentario

Anuncios patrocinados


Muchos usuarios están actualizando su Windows 10 desde hace tiempo y ya te hemos contado distinta información sobre esto. Por ejemplo, cómo hacer un downgrade desde Windows 10 a Windows 7 u 8 o también, te hemos traído un tutorial para evitar actualizar Windows 7 u 8 a Windows 10, para aquellos que no desean aún completar esta operación. En este caso tenemos otro tipo de información no menos interesante para ustedes, les contaremos cómo activar el arranque de Windows 10 para acelerarlo.

Muchos usuarios llegan a instalar Windows 10 desde un sistema anterior, como sabemos. Por lo general debería notarse un rendimiento igual o mejor al que se tenía con el sistema anterior debido a las mejoras y optimizaciones que se han incorporado. Pero el proceso a veces no es tan bueno y podemos tener un sistema con un arranque muy lento en varios casos. Por eso, debemos comprobar que el arranque rápido se encuentra activado.

El arranque rápido es un avance que se introdujo en Windows 8.x y que Windows 7 no dispone, por eso, debemos ver una mejora en los tiempos de arranque cuando actualizamos a Windows 10 desde Windows 7 y se debería notar el mantenimiento si pasamos desde Windows 8.x. La idea es combinar la potencia de optimización de arranque que ha llegado con Windows XP junto con la hibernación. Entonces, al apagar el ordenador hiberna el núcleo de sistema de tal manera que cuando arrancamos no deberemos cargar los ficheros y componerlo. Así, sólo basta con cargar ese núcleo desde el disco en memoria y dejarlo andar.

Esto se aplica cuando se apaga el sistema y vuelve a funcionar pero no cuando desde Windows damos la orden de reiniciar. En ese caso el arranque sería el mismo que en Windows 7 y por lo general es mayor el tiempo que si lo apagamos y volvemos a arrancar.

Esto se hace ya que es necesario para la carga de parches. Muchos de los parches que Microsoft ha lanzado tocan ciertas partes del sistema y cuando los aplicamos se debe recomponer el núcleo del sistema nuevo. Se realiza en el proceso de inicio. Además, es útil en caso de tener problemas de estabilidad del sistema.

Activar el arranque de Windows 10 para acelerarlo funciona en caso de apagar y encender el ordenador y no en caso de reinicio. Es importante saberlo ya que en el primer caso el núcleo del sistema permanece y en el reinicio todo empieza a funcionar desde cero.

Ahora que ya sabemos qué es el arranque rápido debemos comprobar que se encuentre activado. Para eso, sobre el botón de inicio debemos pulsar con el botón derecho de nuestro mouse y seleccionar “opciones de energía”. En la pantalla que aparecerá debemos escoger “requerir contraseña al reactivarse”.

En la parte inferior veremos los métodos de apagado que tenemos disponibles y activados. Debemos activar inicio rápido. Si no está habilitado deberías hacerlo para probar como funciona.

Si necesitaras cambiarlo Windows te solicita el permiso de administrados y para eso tendrás que ir a la parte superior de la pantalla y pulsar en “Cambiar la configuración actualmente no disponible” y ahí veras que las opciones que no estaban habilitadas se habilitan y podrás hacer los cambios que desees.

Si hay algún problema en el reinicio ya sabemos que es por esto y podemos deshabilitarlo. Esto sumado a la posibilidad de hibernación, que lo que hace es guardar la sesión completa, son los métodos más importantes para tener un arranque de Windows 10 y para acelerarlo.

Esperamos que te haya servido este truco que ayuda, como tantos otros trucos, a mejorar la experiencia en Windows 10. Mucha suerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

» »